Interview with Rocío Vera (English & Español)

Introduction to Mexican Magical Realism Artist Rocio Vera

By Mia Pratt


(Translations are made using artificial intelligence AI and may contain errors.)


Rocio Vera is a Lake Chapala artist whose curiosity, imagination and familial influences have merged to inspire a full range of artistic creations. Her works range from large, colorful oil paintings to carefully-crafted linoprints in black and white, and delicate paper creations known as (in Spanish), diorama de papel. 


Like many of the Lake Chapala artists I interview, Rocio’s story is one of navigating two worlds - a childhood steeped in Mexican family, religious and cultural tradition, and another filled with modern social, gender and foreign influences. As an artist, Rocio has managed to ride the cusp of both worlds in her life and with her art.


Rocio’s studio is a light-filled upstairs space that offers just enough privacy for work while remaining connected with family activity happening downstairs. Large paintings are stacked in one area, a printmaking station is located in another and her easel stands at the back of the space with a chair and worktable. The feeling is the room is energetic and peaceful at the same time, much like the artist herself.


Rocio’s colorful paintings reveal the complexity of growing up at this time in Mexico, where so many different influences converge. In one painting she expresses the magical beauty that exists here in Lake Chapala and in her imagination, where flowers bloom year round and birdsongs fill the air from dusk until dawn. But look beyond that image and you’ll find another, moodier image - one that captures glimpses of how the confluence of commercialism, politics, religion, childhood, motherhood, death and life have influenced the woman and artist who creates them.


Rocio Vera is more than an emerging artist in Lake Chapala - she’s come into her own and is experiencing the fullness of her dreams, talent and artistic abilities. I'm excited to see what the future holds for this inspiring artist!




In Her Own Words:

An Interview with Mexican Magical Realism Artist Rocio Vera

with Artist Mia Pratt

Translations are made using artificial intelligence AI and may contain errors.


Mia: So tell me about your life, Rocio…where you grew up, how you got here, whatever you feel like sharing.


Rocio: I’m from very small town close to Chapala called San Miguel, in Poncitlán. I grew up in a very traditional Mexican family and lived most of my life there. 


Since I was a child I remember making drawings, and I used to love drawing on the walls. My mom used to say, "No, that's not the right place to do it!” And I’d argue that I have to, that’s what I like doing.  I remember trying to draw a seven-up bottle on the wall and she said, “No! That's not the right place to draw!” And I replied, “But I want to see it on that wall!” I wanted to draw it there so badly that even thought she’d try to stop me, I’d do it anyway. I was a pretty stubborn child (laughing).


My parents were very traditional and they wanted something secure for me, so they would discourage me from pursuing art by telling me, "No, you can't be an artist. You have to have a normal job, go to work in a nice office and make a good living. You can’t just be an artist."


Their values and respect were important to me, so I went to the university and studied human resources because at least it offered some psychology studies, which interested me. So it was hard, but I told myself, “Okay, so I can still study art, but I will also have the security of these job skills." I went to work for eight years in human resources, but I wasn't excited about it. What I really wanted to do was pursue my art.


While I was still at the university I started attending little art workshops and after a while, I knew that being an artist was what I really wanted to do. I felt a special connection with that group of artists and that whole experience was really new to me. I saw how they loved what they did and made money selling their paintings, and it opened my mind to new possibilities because I didn't have encouragement in my family, or exposure to how artists worked before that. I stayed in that workshop group for two or three years after I started working in human resources.


I got married to my first husband around that time too, but I was still immature and wasn’t sure of myself as an artist. When I started to paint I remember my mom telling me, "Why do you choose this palette, these colors?” They were gray and dark, and if you saw a painting you felt sad. So I was expressing my feelings with art, but I was still holding back and my work was very gray. I still liked doing it, I enjoyed it, but something was missing. And then when my daughter Abby was born, everything changed. Suddenly I wanted to paint flowers and happy things with bright colors. She became my inspiration, and she still is.


Painting has always reflected what I was going through. I lost a baby when I was 21 and I made a painting about this baby. It was a tree with the baby in the center, but the baby had blood. My mom said to me, "The painting is fantastic, but are you sure you want to look at that scene for the rest of your life?" And I said, "I don't know, but I had to paint it.”


I eventually destroyed that painting, but somehow creating it helped me make peace with that wound and afterwards I was able to move forward. And when my daughter was born suddenly all these colors and flowers came out in my artwork. She was a big part of my healing. My pregnancy with her was pretty dramatic and it was a tough time, but after she was born life became light and magical.


I have this funny story. When I was 19 I made a painting of a woman with red hair. I painted the sky with the mountains behind her, like a landscape. I don't know how to say it in English but it was like God was there. And then I painted seven boats in the ocean with this red-haired woman. She was naked, watching the sky. My mom asked me, "Why a red-haired woman?" And I said, "I don't know - I like her with red hair.” And then two years later my daughter was born and she had red hair. And I remember thinking, I don't know if God was sending me signs or what, but it was a powerful realization about how my art and life are intertwined in all these different ways. 


Later on I started taking workshops here in Lake Chapala with friends because I just couldn’t stop doing my art - I couldn’t turn it off. It’s pure expression. Every opportunity I had, I was painting. I would feel good when each one was finished, and then I’d go on to the next one and the next. It’s an important part of my life and I've realized I can’t just turn off.


Mia: So when did you come to Ajijic? 


Rocio: I came three, maybe three and a half years ago. Some years back I was struggling with the thought that it was just too hard to make a living as an artist in Mexico, that maybe in another country it would be easier, but then maybe not - maybe it’s this hard everywhere. I just didn’t know how things would work out, and I was afraid. It was around eight years ago when I finally made the decision to become a painter full-time. It was really hard to make it because I was showing at markets here and there and attending occasional art exhibitions, but it wasn't enough. I was living next to my parents and they always told me, "That's not enough, you need a normal job, you can't make it as an artist!” But I was stubborn and I just couldn’t stop. 


I was young at the time so my life wasn't very focused. I knew I wanted to do this, but I didn't know how to go about making it work. And so it was a big decision when I decide to move away from my family and come here. I told them, “I've got to trust myself and do this, so please let me try, because I have this feeling inside me that this is what I’m supposed to do." 


Nine years ago I got a divorce from my first husband and I was suddenly a single mom, so taking off on my own was a serious decision. I came here without money or a job and I was so afraid, because I knew I had to pay rent and everything on my own. I had to make sure I had everything my daughter and I needed, but we were alone and didn’t know many people. The only person I knew was artist Chelo González and he helped me to find a place. And he also encouraged me. He said, “I know you can do this. You have to try." 


So with Chelo’s help I was able to get a start, and even though it was really difficult the first year, it was also very magical and exciting. I was doing what I wanted to do with my life and I thought, "Yeah, the magic is here! God gave me this opportunity to fly, so go for it!”


Mia: So when was all this happening? 


Rocio: It was 2018, 2019. I had called Chelo because we have a friend in common, and he was kind enough to help me get started. And then some other friends here encouraged me by telling me, “You have to try. You can’t just stay in your home town, you have to reach out and try to make it in a new place.” And so, yeah, here I am. 


Mia: When you're working now, how do you feel about yourself as an artist? It looks to me like you know who you are, you know you're an artist and you're just going with it.


Rocio: Yes, I learn something about myself whenever I do a painting. Sometimes I’m afraid when I start out but then I tell myself, ”Just do it!” But then sometimes I get stuck because I don't really know how to do some particular thing. So I just have to power through it and figure it out.


Every painting shows me some truth about myself. I can be afraid and stop and then be stubborn and just keep going until I get it right, and I see that I am not just stubborn, it’s more like I’m determined. I think it helps that I like to play around and experiment with different things because I get something out of everything I try and do. I don't know if it's a defect or a quality, but I get bored easily so I want to try different things, use different skills, explore different mediums. I will start something and then have some new idea and start working on that, and then I’ll go back and finish that first one. I guess that part of my personality makes it hard for me to work on one thing for a long time. I need to move around, keep things fresh. But there’s a down side to that, too.


Sometimes my husband helps me to touch the earth and stay focused, because when I have too many projects going on at once it can get to be too much. Since I’ve gotten married I have settled into more of a routine with my husband and daughter, and I have more discipline than I used to. I can continue with a project for a longer time now as long as it’s something that is interesting, like something from nature. I always feel inspired by nature.


Three or four years ago I started to make linoleum prints. I wanted to express something from the deeper part of myself…the way I grew up, my family life and my ancestors. Like I have this part of me that’s very old-world Mexican. My grandpa was a farmer and I wanted to connect with my home town and the simple elements I had around me as a child, like the cows and pigs next to my house, the old streets, the family and community traditions. Doing that helped me reconnect with that childhood part of myself. I also like making prints of nature and women's faces; I’m doing lots of women’s faces. I think there was something inside of me that wanted to express women as powerful, the power of the feminine. Maybe it’s that I’m discovering my own power as a woman. At this point in my life, it all blends together - the paintings, the prints, the surreal and the magical, and my Mexican culture. The Mexican roots and then my freedom as a modern woman.


Mia: I can see from the variety in your work, you’re all of those things. 


Yes, I feel like they're all inside me. Now that I’m more mature things come together more naturally. Recently I was thinking about my grandpa and the elotes (corn). Every year he grows elotes and then collects them. How do you call that in English, the harvest? Yes. I remember every year he invited the whole family to share his elotes after the harvest. And we’d have a party and play on the tractor. And when I have those memories I think, “I want to express these memories with my art in prints.” I treasure those memories and my Mexican roots.


Mia: So with this one painting, it seems like you're working in your imagination as a mother and woman, and over here these works seem to express your roots and your ancestry. So I see you're celebrating multiple parts of yourself, and then I see these cutouts over here and they are almost in between the other two. Tell me about these wonderful paper creations.


Rocio: Yes, (laughter), well you know, sometimes we don't have resources like canvases and then I don't know what to do with my creativity. So when that happens I make things out of cut paper - in Spanish it’s called diorama de papel. I start to make them when I run out of materials for prints or paintings. That’s when I’ll decide, okay, let's play with this paper. I’ve been doing the diorama de papel for about two years now. It’s all part of experimentation and play. I feel more like a child in kindergarten when I cut these papers, use glue and play with colors. 


Mia: Your studio seems to reflect all these different aspects of your self - you have your powerful artist woman, wife and mother here on these colorful canvases, and in the prints you express your history and ancestry and the deeply Mexican elements of your life, and with the diorama de papel you reveal the inner child?


Rocio: Yes, the paper expresses the part of me that doesn’t need resources. It's kind of like, even without a canvas, without paint, I’m still going to create. Nothing can stop what exists inside of me and has to come out. See, you only need to have paper and scissors and colors. No matter how much you have or where you are, as an artist you're going to find some way to create. I think that's an important part of life, figuring out what to do when we don't have the desired resources. That’s when you discover who you really are.


Mia: Yes, if you think about primitive art, even charcoal on a wall in a cave, that's all they had to work with but they created something beautiful. So where do you see yourself going with your art in the future?


Rocio: Well, I want to have a larger studio soon and I also enjoy teaching, because when I was painting and my daughter was younger, she was next to me all the time and I liked teaching her, showing her.


I was a teacher in Ponsitlán, and I miss that part of being an artist because it's really fun. I think I learn more from the kids than they do from me because they're spontaneous. Teaching was good for me because I had to be more organized with my process when I was doing that. Sure, it slows you down, but in a good way. When I'm painting by myself I’m not thinking what color I'm going to mix next or what order things have to happen in, I'm just working with whatever comes through in the moment. It’s very visual, flowing. But to teach I have to bring that knowledge forward and take time to explain, have an order to things. Right now I'm not a teacher, but I do enjoy doing that and maybe in the future I’ll doit again, keep teaching children. And hopefully I’ll have my own workshop and studio that I can share with other artists.


I belong to this society in Guadalajara, and I feel very connected with this group because they go into different towns and teach art. In Mexico we don't have the opportunity sometimes to receive special skills in class, like art. We have the public schools, but the studies are about the basics. We don't have art classes. Because I'm from a very small town myself, I know how important it is to share my knowledge in my home town of San Miguel. Art healed me and I want to pay it forward for other kids. I know from personal experience how helpful learning art can be for them.


Yes, I’d like to do that. But even with these dreams for the future, as artists we still have to focus on our own work too and keep creating. There are times in life that different dreams come true, but they come in their own time. So you have to focus on doing what you have to do now, at each phase in your life, while also holding onto that dream of where you want to go in the future, so life can take you there.


I’m married now and I'm focused on how to work within that structure, to stay close with them and be a mom, cook for them, make a good home - to enjoy that while still keeping up with my creative process. I enjoy my family and I love being an artist as well, both are my passions. My husband and I have been married for one year and sometimes it's not easy managing everything that needs to get done, but we talk things through in a mature way and make it work as a family. My daughter is growing up too, so she's more independent and that gives me more space to do my art.


It's funny how everything comes together... how do you say it in English? How we go through different stages of life? I have had my own challenges, this journey to get where I am now wasn't easy. I had to go through conflicts with my dad about being an artist, and that was hard because we're very similar, we’re both very stubborn. So it's funny how you fight the most with the person that is most like you. But at one point I had to find the strength to tell him, "I'm going to do it whether you support me or not, but I hope you will support me because this is my life, my dream.” And that’s when he finally agreed and said okay, I support you. After that things felt better between us, things started flowing more easily, and I started finding good projects. His support was very important to me, it really made a difference.


When I came here to Ajijic I didn't have a job so I had decided to go to the market and try to sell my art there. The first time I went it was a mess, a total disaster. My location was windy so the drawings fell over and I brought something glass that got broken. But then some people came to me and said they were looking for an artist to paint a mural. So I told them “Yes I am interested, I will send you my portfolio." I sent some pictures and they said yes, they liked my style so I got the project.


The told me, “Okay, come on in and take measurements for the mural." When I saw the space for the mural I was so afraid, because it was big space that would require using a scaffolding. But that was my big chance so I told myself, "Okay, I can do it. I know I can do it." They hired me and when it was finished, they loved it. It ended up being a very magical piece. After doing that my confidence got better and I knew I could make it.


A few month later these clients called me again and said, ”We want another one" so I agreed to do it. I felt comfortable just being myself that time without being afraid, because I knew they liked my art and my style. They ended up having three murals painted and I told them, "You're my angels!” 


I remember calling my dad and telling him I had a job painting a big mural in a pretty home and what did he think of my being an artist now? (laughing). After I finished the job my mother told me that my dad had said, "My daughter the artist painted that.” And I joked with him, “Oh, first you were fighting me about being an artist and now you feel proud!”


So at this time in my life I'm trying to follow my own ideas and do what I feel is right for me. Sometimes my dad or friends or even my husband might not agree with some things I want to do, but I try to figure out ways to make it happen. But I also want to keep a good balance with my family and my art so that everyone gets what they need. I’m more mature about things now. I think that’s the best way to live life, to care about what others feel and think but to also be true to yourself. Find the compromises where you can and work it out. It can be hard to balance it all, but I think that’s the best way to feel happy. And I want my daughter to learn from me to not be afraid to go after whatever you want in your life, even when you face challenges.


Mia: That’s wise, Rocio, thanks so much for sharing your beautiful story. 













Introducción a la artista mexicana del realismo mágico Rocío Vera

Por Mia Pratt

Las traducciones se realizan mediante inteligencia artificial y pueden contener errores.


Rocío Vera es una artista del Lago de Chapala cuya curiosidad, imaginación e influencias familiares se han fusionado para inspirar toda una gama de creaciones artísticas. Sus obras abarcan desde grandes y coloridas pinturas al óleo hasta delicadas creaciones en papel, conocidas como dioramas de papel. 


Como muchos de los artistas del Lago de Chapala a los que entrevisto, la historia de Rocío es la de navegar por dos mundos: una infancia impregnada de tradición familiar, religiosa y cultural mexicana, y otra llena de influencias sociales, de género y extranjeras modernas. Como artista, Rocío se las ha arreglado para transitar por la cúspide de ambos mundos en su vida y con su arte.


El estudio de Rocío es un espacio luminoso en el piso de arriba que ofrece la intimidad suficiente para trabajar sin perder de vista la actividad familiar en el piso de abajo. En una zona se apilan cuadros de gran tamaño, en otra hay una estación de grabado y al fondo del espacio se encuentra su caballete con una silla y una mesa de trabajo. La sensación es que la habitación es enérgica y tranquila al mismo tiempo, como la propia artista.


Los coloridos cuadros de Rocío revelan la complejidad de crecer en esta época de México, donde convergen tantas influencias diferentes. En un cuadro expresa la belleza mágica que existe aquí, en el lago de Chapala y en su imaginación, donde las flores florecen todo el año y el canto de los pájaros llena el aire desde el atardecer hasta el amanecer. Pero mire más allá de esa imagen y encontrará otra, más sombría, que capta destellos de cómo la confluencia del mercantilismo, la política, la religión, la infancia, la maternidad, la muerte y la vida han influido en la mujer y artista que las crea.


Rocio Vera es más que una artista emergente en el Lago de Chapala - ella ha llegado a su propio y está experimentando la plenitud de sus sueños, talento y habilidades artísticas. ¡Estoy emocionada de ver lo que el futuro le depara a esta inspiradora artista!




En sus propias palabras:

Entrevista con la artista mexicana de realismo mágico Rocío Vera

con la artista Mia Pratt

Las traducciones se realizan mediante inteligencia artificial y pueden contener errores.


Mia: Háblame de tu vida, Rocío... dónde creciste, cómo llegaste aquí, lo que te apetezca compartir.


Rocio: Soy de un pueblo muy pequeño cerca de Chapala que se llama San Miguel, en Ponsitlán. Crecí en una familia mexicana muy tradicional y viví la mayor parte de mi vida allí. 


Desde pequeña recuerdo hacer dibujos, y me encantaba dibujar en las paredes. Mi madre solía decir: "¡No, ese no es el lugar adecuado para hacerlo!". Y yo argumentaba que tenía que hacerlo, que es lo que me gusta hacer.  Recuerdo que intenté dibujar una botella de Seven-up en la pared y ella me dijo: "¡No, ese no es el lugar adecuado para dibujar!". Y yo le respondí: "¡Pero quiero verlo en esa pared!". Tenía tantas ganas de dibujarlo allí que, aunque ella intentara impedírmelo, lo hacía de todos modos. Era una niña bastante testaruda (risas).


Mis padres eran muy tradicionales y querían algo seguro para mí, así que me disuadían de dedicarme al arte diciéndome: "No, no puedes ser artista. Tienes que tener un trabajo normal, ir a trabajar a una oficina bonita y ganarte bien la vida. No puedes ser sólo un artista".


Sus valores y su respeto eran importantes para mí, así que fui a la universidad y estudié recursos humanos porque al menos ofrecía algunos estudios de psicología, que me interesaban. Fue duro, pero me dije: "Vale, puedo seguir estudiando arte, pero también tendré la seguridad de estos conocimientos laborales". Trabajé ocho años en recursos humanos, pero no me entusiasmaba. Lo que realmente quería era dedicarme al arte.


Cuando aún estaba en la universidad empecé a asistir a pequeños talleres de arte y, al cabo de un tiempo, supe que ser artista era lo que realmente quería hacer. Sentí una conexión especial con aquel grupo de artistas y toda aquella experiencia fue realmente nueva para mí. Vi que les encantaba lo que hacían y que ganaban dinero vendiendo sus cuadros, y eso me abrió la mente a nuevas posibilidades, porque antes no había tenido estímulos en mi familia ni había visto cómo trabajaban los artistas. Permanecí en ese grupo durante dos o tres años, después de empezar a trabajar en recursos humanos.


También me casé con mi primer marido por aquella época, pero aún era inmadura y no estaba segura de mí misma como artista. Cuando empecé a pintar, recuerdo que mi madre me decía: "¿Por qué eliges esta paleta, estos colores?". Eran grises y oscuros, y si veías un cuadro te sentías triste. Así que expresaba mis sentimientos con el arte, pero seguía conteniéndome y mi obra era muy gris. Me seguía gustando hacerlo, lo disfrutaba, pero me faltaba algo. Y entonces, cuando nació mi hija Abby, todo cambió. De repente quería pintar flores y cosas alegres con colores vivos. Ella se convirtió en mi inspiración, y lo sigue siendo.


La pintura siempre ha reflejado lo que estaba viviendo. Cuando tenía 21 años perdí un bebé e hice un cuadro sobre él. Era un árbol con el bebé en el centro, pero el bebé tenía sangre. Mi madre me dijo: "El cuadro es fantástico, pero ¿estás segura de que quieres ver esa escena el resto de tu vida?". Y yo le dije: "No lo sé, pero tenía que pintarlo".


Al final destruí ese cuadro, pero de alguna manera crearlo me ayudó a hacer las paces con esa herida y después pude seguir adelante. Y cuando nació mi hija, de repente todos esos colores y flores aparecieron en mis obras. Ella fue una parte importante de mi curación. Mi embarazo fue bastante dramático y fue una época dura, pero después de que naciera la vida se volvió ligera y mágica.


Tengo una historia curiosa. Cuando tenía 19 años hice un cuadro de una mujer pelirroja. Pinté el cielo con las montañas detrás de ella, como un paisaje. No sé cómo decirlo en inglés, pero era como si Dios estuviera allí. Y luego pinté siete barcos en el océano con esta mujer pelirroja. Estaba desnuda, mirando el cielo. Mi madre me preguntó: "¿Por qué una mujer pelirroja?". Y yo le dije: "No sé, me gusta pelirroja". Y dos años después nació mi hija y era pelirroja. Y recuerdo que pensé, no sé si Dios me estaba enviando señales o qué, pero fue una poderosa toma de conciencia sobre cómo mi arte y mi vida están entrelazados de todas estas maneras diferentes. 


Más tarde empecé a tomar talleres aquí en el Lago de Chapala con amigos porque simplemente no podía dejar de hacer mi arte - no podía apagarlo. Es pura expresión. Cada oportunidad que tenía, estaba pintando. Me sentía bien cuando terminaba cada una, y luego pasaba a la siguiente y a la siguiente. Es una parte importante de mi vida y me he dado cuenta de que no puedo desconectar.


Mia: ¿Cuándo llegaste a Ajijic? 


Rocío: Vine hace tres años, tal vez tres años y medio. Hace unos años estaba luchando con la idea de que era demasiado difícil ganarse la vida como artista en México, que tal vez en otro país sería más fácil, pero entonces tal vez no - tal vez es así de difícil en todas partes. No sabía cómo iban a salir las cosas y tenía miedo. Fue hace unos ocho años cuando finalmente tomé la decisión de convertirme en pintora a tiempo completo. Me costó mucho conseguirlo porque exponía en mercadillos aquí y allá y asistía de vez en cuando a exposiciones de arte, pero no era suficiente. Vivía al lado de mis padres y siempre me decían: "Eso no es suficiente, necesitas un trabajo normal, ¡no puedes triunfar como artista!". Pero yo era testaruda y no podía parar. 


Entonces era joven, así que mi vida no estaba muy centrada. Sabía que quería dedicarme a esto, pero no sabía cómo hacerlo. Y por eso fue una gran decisión cuando decidí alejarme de mi familia y venir aquí. Les dije: "Tengo que confiar en mí misma y hacer esto, así que, por favor, déjenme intentarlo, porque dentro de mí tengo la sensación de que esto es lo que debo hacer". 


Hace nueve años me divorcié de mi primer marido y de repente era madre soltera, así que independizarme fue una decisión muy seria. Llegué aquí sin dinero ni trabajo y tenía mucho miedo, porque sabía que tenía que pagar el alquiler y todo por mi cuenta. Tenía que asegurarme de que tenía todo lo que mi hija y yo necesitábamos, pero estábamos solas y no conocíamos a mucha gente. La única persona que conocía era la artista Chelo González y me ayudó a encontrar un sitio. Y también me animó. Me dijo: "Sé que puedes hacerlo. Tienes que intentarlo". 


Así que con la ayuda de Chelo pude empezar, y aunque el primer año fue realmente difícil, también fue muy mágico y emocionante. Estaba haciendo lo que quería hacer con mi vida y pensé: "¡Sí, la magia está aquí! Dios me dio esta oportunidad de volar, así que ¡a por ello!".


¿Cuándo ocurrió todo esto? 


Rocío: Fue en 2018, 2019. Había llamado a Chelo porque tenemos una amiga en común, y tuvo la amabilidad de ayudarme a empezar. Y luego otros amigos de aquí me animaron diciéndome: "Tienes que intentarlo. No puedes quedarte en tu ciudad, tienes que salir e intentar triunfar en un sitio nuevo". Y así, sí, aquí estoy. 


Mia: Cuando trabajas ahora, ¿cómo te sientes como artista? Me parece que sabes quién eres, que sabes que eres un artista y que te dejas llevar.


Rocío: Sí, aprendo algo de mí misma cada vez que pinto. A veces tengo miedo cuando empiezo, pero luego me digo: "¡Hazlo!". Pero a veces me quedo atascada porque no sé cómo hacer algo en particular. Así que tengo que esforzarme y resolverlo.


Cada cuadro me muestra alguna verdad sobre mí misma. Puedo tener miedo y parar, y luego ser testaruda y seguir hasta que me salga bien, y veo que no soy sólo testaruda, sino más bien decidida. Creo que me ayuda el hecho de que me gusta jugar y experimentar con cosas diferentes, porque saco algo de todo lo que pruebo y hago. No sé si es un defecto o una cualidad, pero me aburro con facilidad, así que quiero probar cosas diferentes, utilizar distintas habilidades, explorar distintos medios. Empiezo algo y luego tengo una nueva idea y empiezo a trabajar en ella, y luego vuelvo atrás y termino la primera. Supongo que esa parte de mi personalidad hace que me resulte difícil trabajar en una cosa durante mucho tiempo. Necesito moverme, mantener las cosas frescas. Pero eso también tiene su lado negativo.


A veces mi marido me ayuda a tocar tierra y a mantener la concentración, porque cuando tengo demasiados proyectos a la vez puede llegar a ser demasiado. Desde que me casé tengo una rutina con mi marido y mi hija, y tengo más disciplina que antes. Ahora puedo continuar con un proyecto durante más tiempo siempre que sea algo interesante, como algo de la naturaleza. La naturaleza siempre me inspira.


Hace tres o cuatro años empecé a hacer grabados en linóleo. Quería expresar algo de la parte más profunda de mí misma... la forma en que crecí, mi vida familiar y mis antepasados. Tengo una parte de mí que es muy del viejo mundo mexicano. Mi abuelo era granjero y quería conectar con mi ciudad natal y los elementos sencillos que tenía a mi alrededor cuando era niña, como las vacas y los cerdos junto a mi casa, las calles antiguas, las tradiciones familiares y comunitarias. Hacer esto me ayudó a reconectar con esa parte de mi infancia. También me gusta hacer grabados de la naturaleza y rostros de mujeres; estoy haciendo muchos rostros de mujeres. Creo que había algo dentro de mí que quería expresar el poder de las mujeres, el poder de lo femenino. Quizá sea que estoy descubriendo mi propio poder como mujer. En este momento de mi vida, todo se mezcla: las pinturas, los grabados, lo surrealista y lo mágico, y mi cultura mexicana. Las raíces mexicanas y luego mi libertad como mujer moderna.


Mia: Veo, por la variedad de tu trabajo, que eres todas esas cosas. 


Sí, siento que todos están dentro de mí. Ahora que soy más madura las cosas se juntan de manera más natural. Hace poco pensaba en mi abuelo y los elotes (maíz). Todos los años cultiva elotes y luego los recoge. ¿Cómo se llama eso en inglés, la cosecha? Sí. Recuerdo que todos los años Cultivaba a toda la familia a compartir sus elotes después de la cosecha. Y hacíamos una fiesta y jugábamos en el tractor. Y cuando tengo esos recuerdos pienso: "Quiero expresar estos recuerdos con mi arte en grabados". Atesoro esos recuerdos y mis raíces mexicanas.


Mia: Con este cuadro, parece que estás trabajando en tu imaginación como madre y mujer, y aquí estas obras parecen expresar tus raíces y tu ascendencia. Así que veo que estás celebrando múltiples partes de ti misma, y luego veo estos recortes por aquí y están casi entre los otros dos. Háblame de estas maravillosas creaciones de papel.


Rocío: Sí, (risas), bueno ya sabes, a veces no tenemos recursos como lienzos y entonces no sé qué hacer con mi creatividad. Así que cuando eso pasa hago cosas con papel cortado - en español se llama diorama de papel. Empiezo a hacerlos cuando se me acaban los materiales para grabados o pinturas. Es entonces cuando decido, vale, vamos a jugar con este papel. Llevo haciendo dioramas de papel unos dos años. Todo forma parte de la experimentación y el juego. Me siento más como un niño en la guardería cuando recorto estos papeles, uso pegamento y juego con los colores. 


Mia: Tu estudio parece reflejar todos estos aspectos diferentes de ti misma: tienes a tu poderosa mujer artista, esposa y madre aquí, en estos lienzos llenos de color, y en los grabados expresas tu historia y ascendencia y los elementos profundamente mexicanos de tu vida, y con el diorama de papel revelas al niño que llevas dentro?


Rocío: Sí, el papel expresa la parte de mí que no necesita recursos. Es algo así como que, incluso sin lienzo, sin pintura, voy a seguir creando. Nada puede detener lo que existe dentro de mí y tiene que salir. Verás, sólo necesitas tener papel, tijeras y colores. No importa cuánto tengas o dónde estés, como artista vas a encontrar alguna manera de crear. Creo que esa es una parte importante de la vida, averiguar qué hacer cuando no tenemos los recursos deseados. Es entonces cuando descubres quién eres realmente.


Mia: Sí, si piensas en el arte primitivo, incluso el carboncillo en una pared de una cueva, eso es todo lo que tenían para trabajar, pero crearon algo hermoso. Entonces, ¿hacia dónde te diriges con tu arte en el futuro?


Rocío: Bueno, quiero tener pronto un estudio más grande y también me gusta enseñar, porque cuando pintaba y mi hija era más pequeña, estaba todo el tiempo a mi lado y me gustaba enseñarle, enseñarle.


Fui maestra en Ponsitlán y extraño esa parte de ser artista porque es muy divertida. Creo que aprendo más de los niños que ellos de mí porque son espontáneos. Enseñar fue bueno para mí porque tuve que ser más organizada con mi proceso cuando estaba haciendo eso. Claro que te ralentiza, pero en el buen sentido. Cuando pinto por mi cuenta, no pienso qué color voy a mezclar a continuación ni en qué orden tengo que hacer las cosas, simplemente trabajo con lo que surge en el momento. Es muy visual, fluido. Pero para enseñar tengo que transmitir ese conocimiento y dedicar tiempo a explicarlo, a ordenar las cosas. Ahora mismo no soy profesora, pero disfruto haciéndolo y quizá en el futuro vuelva a hacerlo, seguiré enseñando a niños. Y ojalá tenga mi propio taller y estudio que pueda compartir con otros artistas.


Pertenezco a una asociación en Guadalajara, y me siento muy conectada con este grupo porque van a diferentes pueblos y enseñan arte. En México a veces no tenemos la oportunidad de recibir conocimientos especiales en clase, como el arte. Tenemos las escuelas públicas, pero los estudios son sobre lo básico. No tenemos clases de arte. Como yo también soy de una ciudad muy pequeña, sé lo importante que es compartir mis conocimientos en San Miguel, mi ciudad natal. El arte me curó y quiero transmitirlo a otros niños. Sé por experiencia propia lo útil que puede ser para ellos aprender arte.


Sí, me gustaría hacerlo. Pero incluso con estos sueños para el futuro, como artistas también tenemos que centrarnos en nuestro propio trabajo y seguir creando. Hay momentos en la vida en que diferentes sueños se hacen realidad, pero llegan a su debido tiempo. Así que tienes que centrarte en hacer lo que tienes que hacer ahora, en cada fase de tu vida, y al mismo tiempo aferrarte a ese sueño de adónde quieres ir en el futuro, para que la vida te lleve allí.


Ahora estoy casada y me concentro en cómo trabajar dentro de esa estructura, en estar cerca de ellos y ser una madre, cocinar para ellos, hacer un buen hogar... en disfrutar de todo eso sin dejar de lado mi proceso creativo. Disfruto de mi familia y también me encanta ser artista, ambas son mis pasiones. Mi marido y yo llevamos un año casados y a veces no es fácil gestionar todo lo que hay que hacer, pero hablamos las cosas con madurez y hacemos que funcione como familia. Mi hija también está creciendo, es más independiente y eso me da más espacio para dedicarme al arte.


Es curioso cómo todo confluye... ¿cómo decirlo en inglés? ¿Cómo pasamos por las diferentes etapas de la vida? He tenido mis propios retos, este viaje para llegar a donde estoy ahora no fue fácil. Tuve que pasar por conflictos con mi padre sobre ser artista, y eso fue duro porque somos muy parecidos, los dos somos muy testarudos. Así que es curioso cómo luchas más con la persona que es más parecida a ti. Pero en un momento dado tuve que encontrar la fuerza para decirle: "Voy a hacerlo me apoyes o no, pero espero que me apoyes porque esta es mi vida, mi sueño". Y fue entonces cuando finalmente accedió y dijo vale, te apoyo. Después de eso las cosas mejoraron entre nosotros, todo empezó a fluir con más facilidad y empecé a encontrar buenos proyectos. Su apoyo fue muy importante para mí, realmente marcó la diferencia.


Cuando llegué aquí a Ajijic no tenía trabajo, así que decidí ir al mercado e intentar vender mi arte allí. La primera vez que fui fue un desastre, un desastre total. En mi ubicación hacía viento, así que los dibujos se cayeron y llevé algo de cristal que se rompió. Pero entonces vinieron unas personas y me dijeron que buscaban a un artista para pintar un mural. Así que les dije: "Sí, estoy interesado, les enviaré mi portafolio". Envié algunas fotos y me dijeron que sí, que les gustaba mi estilo, así que conseguí el proyecto.


Me dijeron: "Vale, pasa y toma medidas para el mural". Cuando vi el espacio para el mural tuve mucho miedo, porque era un espacio grande que requeriría usar un andamio. Pero era mi gran oportunidad, así que me dije: "Vale, puedo hacerlo. Sé que puedo hacerlo". Me contrataron y cuando estuvo terminada, les encantó. Acabó siendo una obra muy mágica. Después de hacer eso mi confianza mejoró y supe que podía lograrlo.


Unos meses más tarde, estos clientes volvieron a llamarme y me dijeron: "Queremos otro", así que acepté hacerlo. Esa vez me sentí cómoda siendo yo misma sin tener miedo, porque sabía que les gustaba mi arte y mi estilo. Acabaron pintando tres murales y les dije: "¡Sois mis ángeles!". 


Recuerdo que llamé a mi padre y le dije que tenía un trabajo pintando un gran mural en una bonita casa y ¿qué pensaba de que ahora fuera artista? (risas). Cuando terminé el trabajo, mi madre me dijo que mi padre había dicho: "Eso lo ha pintado mi hija la artista". Y yo bromeé con él: "¡Ay, primero me reñías por ser artista y ahora te sientes orgulloso!".


Así que en este momento de mi vida intento seguir mis propias ideas y hacer lo que creo que es correcto para mí. A veces mi padre o mis amigos, o incluso mi marido, no están de acuerdo con algunas cosas que quiero hacer, pero intento encontrar la manera de hacerlas realidad. Pero también quiero mantener un buen equilibrio con mi familia y mi arte para que todos tengan lo que necesitan. Ahora soy más maduro. Creo que esa es la mejor manera de vivir la vida, preocuparse por lo que sienten y piensan los demás, pero también ser fiel a uno mismo. Hay que encontrar soluciones de compromiso. Puede ser difícil equilibrarlo todo, pero creo que es la mejor manera de sentirse feliz. Y quiero que mi hija aprenda de mí que no hay que tener miedo a perseguir lo que uno quiere en la vida, incluso cuando se enfrentan desafíos.


Mia: Qué sabia, Rocío, muchas gracias por compartir tu bonita historia. 

Comments

Popular posts from this blog

Interview with Chelo Gonzales (In English & Español)

How a Criminal Became an Artist